Nuevo

Enfermedad de la roya blanca de la espinaca: tratamiento de las plantas de espinaca con roya blanca

Enfermedad de la roya blanca de la espinaca: tratamiento de las plantas de espinaca con roya blanca


Por: Darcy Larum, paisajista

La roya blanca de la espinaca puede ser una condición confusa. Para empezar, no es realmente una enfermedad de la roya y, a menudo, inicialmente se confunde con el mildiú velloso. Cuando no se controla, puede causar una pérdida significativa de cultivos. Descubiertas por primera vez en 1907 en áreas remotas, las plantas de espinaca con óxido blanco ahora se encuentran en todo el mundo. Continúe leyendo para obtener más información sobre los síntomas de la roya blanca en las espinacas, así como las opciones de tratamiento de la roya blanca con espinacas.

Acerca de la roya blanca de las espinacas

La roya blanca es una enfermedad fúngica causada por el patógeno. Albugo occidentalis. Hay muchas cepas de Albugo que pueden afectar a una amplia variedad de plantas. sin embargo, el Albugo occidentalis La cepa es hospedante específica de las espinacas y las fresas.

Los síntomas iniciales de la roya blanca de las espinacas pueden parecerse mucho a los síntomas iniciales del mildiú velloso. A medida que avanza la enfermedad, los dos se vuelven distinguibles por sus síntomas específicos. Sin embargo, una infección de roya blanca puede debilitar las plantas de espinaca y hacer que sean más susceptibles a infecciones de enfermedades secundarias, por lo que no es imposible encontrar una planta de espinaca que esté infectada tanto con roya blanca como con mildiú velloso.

El primer signo notable de la roya blanca de la espinaca son las manchas cloróticas en la parte superior de las hojas de espinaca. Este también es un síntoma inicial de mildiú velloso. Cuando se voltean las hojas para inspeccionar la parte inferior, aparecerán las correspondientes ampollas o protuberancias blancas. En el mildiú velloso, la parte inferior de las hojas infectadas tendrá una sustancia vellosa o difusa de color púrpura a gris, no protuberancias blancas.

A medida que avanza la roya blanca, las manchas cloróticas en la parte superior de las hojas pueden volverse blancas y, al liberar sus esporas, las ampollas blancas pueden volverse de un marrón rojizo. Otro signo revelador de óxido blanco en las espinacas es el marchitamiento severo o el colapso de la planta de espinaca. Una vez que estos síntomas están presentes, la planta no se podrá cosechar y debe desenterrarse y destruirse para evitar una mayor propagación.

Control de la roya blanca en las plantas de espinaca

La roya blanca de la espinaca es una condición fúngica de estación fría. Las condiciones ideales para su crecimiento y propagación son noches frescas, húmedas y cubiertas de rocío y temperaturas suaves durante el día de primavera y otoño. Las temperaturas óptimas para la enfermedad están entre 54 y 72 F. (12-22 C.).

La roya blanca en las espinacas generalmente permanece inactiva durante los meses cálidos y secos del verano, pero puede regresar en otoño. Las esporas de la enfermedad se transmiten de una planta a otra por el viento, la lluvia o salpicaduras de agua, insectos o equipos de jardinería no higienizados. Estas esporas se adhieren al rocío o a los tejidos vegetales húmedos e infectan la planta en 2-3 horas.

El tratamiento de la roya blanca con espinacas más eficaz es la prevención. Se pueden aplicar fungicidas sistémicos al momento de plantar nuevas plántulas de plantas de espinaca. Asegúrese de leer las etiquetas de los productos para asegurarse de que el fungicida sea seguro para su uso en comestibles y esté destinado a la roya blanca de las espinacas. Los fungicidas que contienen Bacillus subtilis han mostrado la mayor eficacia contra esta enfermedad.

Los escombros y herramientas del jardín deben desinfectarse adecuadamente con regularidad. También se recomienda que se realice una rotación de cultivos de tres años cuando se cultivan espinacas.

Este artículo se actualizó por última vez el


Identificación y ciclo de vida

La roya blanca es causada por el organismo parecido a un hongo Albugo occidentalis. Este patógeno está más estrechamente relacionado con los patógenos de tipo mildiú velloso que con los verdaderos patógenos de la roya. Se desconoce la fuente del patógeno de la roya blanca que inicia las epidemias, pero se sabe que el patógeno sobrevive en los desechos de cultivos infestados como estructuras de reposo latentes (oosporas) y, en climas más suaves, como micelios y esporangios. Se cree que las oosporas se diseminan al salpicar agua de lluvia y de riego, y posiblemente al soplar el suelo. En climas más cálidos, los esporangios producidos en las malezas pueden depositarse en las espinacas por el viento, tras lo cual germinan y producen una espora móvil llamada zoospora. Las zoosporas penetran en las plantas a través de aberturas naturales, eventualmente germinan y forman micelios en los tejidos de las espinacas. La enfermedad se ve favorecida por temperaturas frescas a moderadas (50 a 68ºC) y lluvias abundantes.

Las plantas de espinaca enfermas producen esporangios arrastrados por el viento que sirven como inóculo secundario, infectando a otras plantas y comenzando de nuevo el ciclo de la enfermedad. Las oosporas eventualmente se forman en el tejido enfermo e invernan en los desechos de cultivos infestados y en el suelo.


Principales enfermedades

Virus del mosaico del pepino en espinacas (CMV). Este virus ataca a la mayoría de las verduras, incluidas las espinacas. Las hojas de las plantas atacadas presentan manchas amarillentas de forma irregular. El tejido afectado no se desarrolla de manera uniforme. Esto conduce a la deformación de las hojas. En las etapas avanzadas de la enfermedad, los bordes de las hojas se vuelven amarillos y luego marrones. La planta se seca y muere gradualmente. Durante el período de vegetación, el virus se transmite a través de los pulgones. A lo largo del año, el virus sobrevive en la semilla infectada.

Medidas para prevenir y combatir:

  • Uso de semilla sana y certificada
  • Eliminación y destrucción del cultivo de las plantas que muestran los síntomas de la enfermedad.
  • Uso de insecticidas para mantener bajo control a los pulgones.

Mildiú velloso es producido por el hongo Peronospora spinaciae. En la parte superior de las hojas aparecen manchas amarillas. En la parte inferior de las hojas, debajo de las manchas, se forma una pelusa gris-violeta. En clima húmedo y fresco, las manchas se expanden y cubren toda la hoja. El tejido atacado se desmorona y se desprende de la planta. La aparición de la enfermedad se ve favorecida por las temperaturas inferiores a 24 grados centígrados y la alta humedad.

Medidas para prevenir y combatir:

  • Rotación correcta de cultivos (la espinaca puede volver al mismo campo después de 3 años)
  • Uso de semillas saludables
  • Tratamientos con Polyram DF, Ridomil, Merpan, Captan, Aliette.

Óxido blanco producido por el hongo Albugo candida. En la parte superior de las hojas aparecen manchas amarillas de decoloración. La enfermedad evoluciona y en la cara inferior de las hojas aparecen las fructificaciones del hongo, como unas formaciones circulares blancas. Las hojas fuertemente atacadas se secan y caen.

Medidas para prevenir y combatir:

  • Recolectar y destruir los residuos vegetales después de la cosecha.
  • Uso de semillas saludables
  • Tratamientos con Ortiva 250 SC, Melody Compact 49 WG, Ridomil Gold MZ 68 WG, Bravo 500 SC, Bouillie Bordelaise WDG.

Antracnosis producido por el hongo Colletotrichum spinaciae. En las hojas atacadas aparecen algunas manchas amarillas o blancas. Si las condiciones ambientales son favorables, las manchas unifican y cubren la superficie de las hojas. Las hojas se vuelven marrones y caen gradualmente de la planta. Si las temperaturas y la humedad son altas, la enfermedad puede destruir todo el cultivo. En el invierno, el hongo vive en los restos vegetales de la superficie del suelo.

Medidas para prevenir y combatir:

  • Rotación correcta de cultivos (las espinacas pueden volver al mismo campo después de 1-2 años)
  • Eliminación de restos vegetales después de la cosecha.
  • Uso de semillas saludables
  • Tratamientos con Polyram DF, Ridomil, Merpan, Captan, Aliette.

Marchitez por Fusarium producido por Fusarium oxysporum f sp. Spinaciae. Los primeros síntomas están representados por el amarillamiento de las hojas maduras. La enfermedad evoluciona y en poco tiempo toda la planta se marchita y muere. Si realiza una sección a través de la raíz, puede observar una brunificación del tejido conductor, que está bloqueado por el micelio fúngico. La aparición de la enfermedad se ve favorecida por temperaturas superiores a los 27 grados centígrados y sequías prolongadas. El hongo resiste en el suelo y, cuando las condiciones climáticas lo permiten, ataca el cultivo.

Medidas para prevenir y combatir:

  • Mantener una humedad constante en el suelo.
  • Rotación correcta de cultivos (la espinaca puede volver al mismo campo después de 3 años)
  • Tratamientos con Topsin 500 SC, Topsin 70 WDG. Prepare una solución de 0.05-0.1% (5 o 10 gramos por 10l de agua) y rocíe cada planta con 0.5 litros.

Pythium. Es una de las enfermedades más importantes de las plántulas. Se manifiesta desde la etapa de germinación y emergencia hasta la etapa de 2-3 hojas verdaderas. Si es atacado, el tejido del nivel del suelo se oscurece, se vuelve acuoso y se descompone. La aparición de la enfermedad se ve favorecida por temperaturas entre 18-30 grados centígrados y una humedad superior al 90%.

Medidas para prevenir y combatir:

  • Eliminación de las plantas infectadas y desinfección del suelo en esa región.
  • Evitar el riego excesivo
  • Desinfección del sustrato y tratamiento de las semillas antes de la siembra.
  • Tratamientos químicos durante la vegetación con Previcur Energy, Merpan 50 WP, Captan 80 WDG, Folpan 80 WDG.

Mancha foliar de Cladosporium producido por el hongo Cladosporium variabile. Por lo general, esta enfermedad aparece solo en las áreas protegidas, pero en los años favorables puede aparecer en el campo. El hongo ataca las hojas y puede producir pérdidas importantes (75-100%). En la parte superior de las hojas aparecen manchas irregulares. Poco a poco, la enfermedad evoluciona y en la parte inferior de las hojas, debajo de las manchas, aparece una pelusa gris violeta. El tejido afectado se seca y cae de la planta. La aparición de la enfermedad se ve favorecida por las altas temperaturas, la alta humedad atmosférica y la falta de ventilación.

Medidas para prevenir y combatir:

  • Eliminación de las plantas afectadas
  • Ventilación solarium
  • Evitar el riego por aspersión
  • Tratamientos con Dithane M 45, Bravo 500 SC, Topsin, Ortiva 250 SC.


Plántulas de espinacas amarillas

Las plántulas son las plantas jóvenes que crecen a partir de las semillas. Cuando la espinaca comienza a emerger del suelo, comienza con dos hojas pequeñas llamadas cotiledones. A medida que sus plantas maduren, estas hojas principiantes se volverán amarillas y morirán. No debería alarmarse.

Pero si sus plántulas comienzan a amarillear y los cotiledones ya se han caído, es posible que tenga otros problemas. Si no se abordan estos problemas, las plántulas podrían no convertirse en plantas sanas o morir por completo.

Falta de luz

Uno de los problemas más comunes que hacen que las plántulas se pongan amarillas es la falta de luz. Las plántulas de espinaca necesitan 12 horas al día de luz directa y temperaturas entre 35 ℉ y 75 ℉ (1,667 ℃ a 23,8889 ℃).

Si sus plantas están al aire libre, debe asegurarse de no haber plantado en un lugar con sombra que no esté recibiendo suficiente exposición al sol. Para plantas de interior, complemente el tiempo de ventana con una fuente de luz artificial.

Regando

Otro problema podría ser un riego inadecuado. La falta de agua suficiente puede hacer que las hojas de las plántulas se pongan amarillentas. Si su suelo se siente seco y quebradizo cuando mete el dedo en el suelo, sus plantas no están recibiendo suficiente hidratación. Aumente la cantidad de riego que está haciendo, ya que las plantas más jóvenes necesitan mucha agua para crecer.

Sin embargo, tenga cuidado de no regar en exceso sus plantas. La tierra alrededor de las plántulas debe sentirse esponjosa y húmeda, pero no empapada con agua acumulada en la parte superior. Sus plántulas podrían ponerse amarillas debido a demasiada hidratación hasta el punto de que se ahogan.

Sobrefertilización

La mayoría de las veces, las plántulas no necesitan fertilizantes cuando comienzan a crecer. Usar un fertilizante demasiado pronto puede hacer que sus plantas se asfixien por la acumulación de fertilizante, lo que puede hacer que las hojas de las plántulas se vuelvan amarillas.

Un signo revelador de demasiada fertilización serán los depósitos blancos en las hojas o en el fondo del contenedor si las está cultivando en interiores. Deje de aplicar fertilizante inmediatamente y enjuague sus plantas con agua. Incluso podría tener que trasplantarlos a un suelo nuevo si se ha producido demasiada fertilización.

Pero si no ha usado ningún fertilizante en sus plantas y está notando plántulas amarillas, es posible que esté lidiando con una deficiencia nutricional causada por la desnutrición. Intente agregar un poco de fertilizante a sus plantas para ver si las hojas amarillentas mejoran.


Cómo cosechar y almacenar sus espinacas

¿Recuerdas haber crecido y siempre te decían que comieras tus verduras? En ese entonces, probablemente sacaste la lengua y dijiste: "¡Qué asco!"

Sin embargo, a medida que envejece, es de esperar que se dé cuenta de lo importantes que son esos vegetales para su salud. La espinaca, en particular, es una fuente inagotable de nutrición.

Cultivar espinacas es solo la mitad. Una vez que ha crecido, hay que saber qué hacer con la cosecha. Hay varias formas de almacenar las espinacas. Elija la opción que mejor se adapte a sus necesidades en el momento de la cosecha.

Cosechar espinacas es bastante sencillo. Recoge las hojas del exterior de la planta cuando las hojas han alcanzado el tamaño que desea.

Tenga en cuenta que si espera demasiado para recoger las hojas, pueden volverse amargas.

Además, asegúrese de recoger del exterior porque esto permitirá que las hojas internas sigan creciendo y que la planta de espinaca también continúe produciendo.

Una vez que la temporada de crecimiento esté llegando a su fin, y sepa que las plantas comenzarán a brotar, saque toda la planta del suelo.

Luego corte la base de la planta y disfrute todo. Solo asegúrate de comer antes de que las hojas se vuelvan amargas.

Una vez que haya obtenido su cosecha, hay 3 formas principales de almacenarla:

1. Lavar y poner en el frigorífico

Si planeas comer tu cosecha dentro de una semana, entonces debes enjuagar las hojas de espinaca con agua fría.

A continuación, séquelos dando palmaditas con una toalla de papel y coloque las hojas en una bolsa de almacenamiento sellable. Coloque una toalla de papel dentro de la bolsa para absorber la humedad.

Luego, coma las espinacas en algún momento de esa semana, ya sea cocidas o crudas.

2. Congele su cosecha

Si tienes más cosecha de la que puedes comer en una semana y tienes espacio en el congelador, ¿por qué no congelarlo?

Deberá lavar las hojas de espinaca y eliminar la suciedad con agua fría. Luego seque las hojas con palmaditas.

A continuación, blanqueará las hojas en agua hirviendo durante aproximadamente un minuto.

A partir de ahí, los coloca en una bolsa para congelador con cierre hermético y elimina todo el aire de la bolsa. Luego selle la bolsa y congele. Debe comerlo dentro de los 3 meses.

3. ¿Puede su espinaca

El enlatado de espinacas le da una vida útil mucho más prolongada. Además, no ocupa espacio adicional en el congelador. Si tiene un enlatador, alguna experiencia en enlatado o un amigo que tiene la experiencia y que está dispuesto a ayudarlo, entonces puede considerar enlatar sus propias espinacas.

Sin embargo, si desea utilizar sus espinacas de inmediato, consulte nuestra colección de 34 recetas de espinacas frescas.