Información

Distancia para plantar tomates

Distancia para plantar tomates


Pregunta: Distancia para plantar tomates.

Siendo un jardinero nuevo, pido consejo sobre la distancia recomendada para trasplantar salsa de tomate, gracias por su respuesta certera sobre esto.


Respuesta: Distancia para plantar tomates.

Buenos días Paul y gracias por contactarnos. Los tomates en conserva son tomates que se utilizan para producir salsas y purés y deben tener características organolépticas ligeramente diferentes a las de otros tomates. En cuanto a la distancia, los tomates enlatados deben trasplantarse a una distancia de 40-50 cm entre las plantas y 1 m-1,20 m entre las filas.

Antes de colocar las plantas, le aconsejamos trabajar el suelo con una rastra de superficie a la que debe seguir la fertilización del sustrato. Aconsejamos utilizar plantones de al menos 20 cm de altura y no sembrar directamente porque las posibles pérdidas son considerables al sembrar mientras que utilizar plantas que ya han crecido un poco reduce el riesgo de tener que replantar tomates en caso de averías.

También te aconsejo que leas el artículo sobre el tomate leafing, útil para incrementar la producción de la planta.

  • Tomate corazón de buey

    El tomate corazón de buey es originario de Estados Unidos y se importó a Europa alrededor del año 1500; tiene frutos de forma bastante irregular que pueden, aunque raras veces, alcanzar un peso de mí ...
  • Cómo cultivar tomates en invierno.

    El tomate es una planta que se adapta a diferentes climas y suelos, para su cultivo en invierno sin embargo necesita ser protegida por temor a temperaturas demasiado frías y heladas.
  • Tomates injertados

    El tomate pertenece al grupo de las solanáceas y es una planta que produce frutos comestibles, en la mayoría de los casos, de color rojo, muy utilizada en la cocina para preparar ensaladas, sunghi, ...
  • Tomate desmenuzado

    Además de los tratamientos clásicos como un correcto riego, un suelo adecuado, la fertilización necesaria etc., la planta de tomate necesita algunas intervenciones para que se desarrolle y crezca a ...



¿A qué distancia plantar tomates en campo abierto y en invernadero? ¿A qué distancia plantar tomates altos y atrofiados?

Casi todos los jardineros cultivan tomates en su tierra, pero no todos tienen un alto rendimiento. A pesar de la observancia de todas las reglas de la ingeniería agrícola y el cuidado adecuado, las plantas a menudo se enferman o no dañan los ovarios. La razón de este fenómeno desagradable puede ser la más trivial: el incumplimiento de la distancia entre los arbustos. La mayoría de las veces, las plantas se plantan con demasiada frecuencia. En este artículo veremos hasta dónde plantar tomates en campo abierto y en invernaderos para una buena cosecha.


Cultivo de tomates: una guía completa para comenzar

El tomate es un verdadero símbolo de la tradición gastronómica mediterránea. Una verdura con numerosas propiedades beneficiosas, perfecta para los amantes de darse un capricho en la cocina con recetas e inventos. ¿Cómo deshacerse de una planta de tomate en tu jardín?

¡Cualquiera que tenga un huerto en el huerto o en el balcón seguro que sabrá que el tomate es una de las verduras que no puede faltar! Además de ser particularmente versátil y beneficioso, de hecho, esta hortaliza es una de las más sencillas de cultivar. Cultivar tomates es tan fácil como satisfactorio: ¡la satisfacción de usar un producto cultivado en el jardín en la cocina no tiene precio!

¿Por qué cultivar tomates? Porque el tomate es una de las verduras más ricas en Vitamina C, fibras y sales minerales: regenera los tejidos, favorece la digestión y protege el organismo de forma eficaz. Además, los tomates, de cualquier variedad, se encuentran entre las verduras más versátiles de la cocina: salsas, quiches, ensaladas y decenas de otras deliciosas recetas. Por esta razón, cultivar tomates en el huerto de su propia casa es una opción más que ventajosa.

¿Cómo cultivar tomates en el huerto? Ya se trate de plantas en el jardín o en macetas, los tomates no son difíciles de cultivar: dan resultados en poco tiempo y se esparcen en abundancia. Aquí hay una guía simple perfecta para aquellos que quieren comenzar desde los primeros pasos para cultivar sus propias plántulas de tomate.

Variedades de tomates: ¿cuáles cultivar en el jardín?

¿Cuántas variedades de tomates hay? ¿Cuáles son los más extendidos y rentables para cultivar en el huerto doméstico? Descubrámoslo juntos:

  • tomate cherry

La cereza es una de las variedades de tomate más comunes cuando se trata de huertos familiares. Son pequeños y redondos y tienen la particularidad de ser muy dulces. Generalmente es una variedad muy utilizada en la cocina y por ello se encuentra entre las favoritas para cultivar en el huerto: se puede utilizar para salsas frescas o consumirse cruda, generalmente como condimento para bruschetta, pasta fría, pizzas o focaccia. Cultivar tomates cherry es muy simple: de hecho, gracias a su pequeño tamaño y desarrollo vertical, se pueden cultivar fácilmente en macetas en el balcón.

  • Tomate corazón de buey

Estos tomates se utilizan en la cocina especialmente en ensaladas. Son verduras más grandes que los tomates cherry y, a menudo, se recogen aún verdes, esperando que alcancen la madurez completa en la caja. El corazón de buey se caracteriza por una piel muy fina y una pulpa especialmente carnosa. ¿Cómo cultivar tomates bistec? Generalmente no se recomienda hacerlo en macetas. De hecho, esta tipología necesita importantes apoyos ya que siempre alcanza dimensiones considerables.

  • Tomates Ensalada

Los tomates para ensalada tienen una forma alargada y se denominan así porque se utilizan principalmente para ensaladas crudas. Esta variedad debe recogerse siempre a media madurez ya que es en este momento cuando alcanza el pico de su maduración. Precisamente por eso, su sabor siempre permanece un poco más ácido que el de otras variedades.

  • Tomate San Marzano

Esta variedad es sin duda la más popular en la cocina para hacer salsas y jugos. De hecho, su pulpa tiene un bajo contenido de agua y por eso se mantiene particularmente densa y firme. En términos de cultivo, estos tomates tienen formas alargadas y crecen en racimos. Al igual que los tomates bistec, es más recomendable cultivarlos en el suelo que en macetas.

Cómo cultivar tomates: todos los consejos para hacerlo bien

¿Cómo crear tu propia cosecha de tomates? Desde la siembra hasta el riego, desde el trasplante hasta el tratamiento de enfermedades, aquí están todos los trucos para cultivar tomates en el jardín de su casa:

  1. Suelo y clima ideales para el cultivo.

El suelo que necesitan las plantas de tomate para prosperar es rico en materia orgánica. Para ello, es necesario sembrar en suelo bien drenado, libre de agua estancada. La forma ideal de perfeccionar el suelo sería esparcir estiércol en su interior, unos 2,5 kg por metro cuadrado. El pH debe estar alrededor de 6, por lo tanto ligeramente ácido. ¿Y el clima? El tomate necesita sol y calor: con el frío y las heladas difícilmente podrá crecer exuberantemente. Por este motivo, es importante que el suelo elegido esté en una zona permanentemente soleada: el clima ideal es de 15-20 °.

  1. Como sembrar

¿Cuándo plantar tomates? El período ideal varía desde mediados de febrero hasta mediados de marzo aproximadamente, que es el período en el que las temperaturas comienzan a estabilizarse. En cambio, el trasplante de las plántulas se llevará a cabo en los meses de marzo y abril. ¿Cómo plantar tomates? La mejor opción es usar semillas: ciertamente será más satisfactorio cultivar la plántula desde cero que cuidar una ya formada. ¿Cómo hacer? Lo ideal sería utilizar macetas pequeñas como semillero: aquí se plantarán unas 2-3 semillas por maceta. Deberá hacer pequeños agujeros de aproximadamente medio centímetro de profundidad para cada semilla, luego insertar las semillas y luego cubrirlas con tierra y comenzar a regar. Siempre se recomienda mantener el suelo constantemente húmedo para asegurar que las semillas puedan germinar dentro 10-15 días. Recuerde: es importante que las macetas se coloquen en ambientes con 15-20 ° para obtener la germinación.

  1. Cómo realizar el trasplante

Una vez germinadas, las plantas están listas para el trasplante final: en otras palabras, puedes trasladarlas de las macetas del semillero al propio huerto. Esta operación debe realizarse entre abril y mayo, asegurándose de que las plantas hayan alcanzado una altura de al menos 15 cm con al menos 4 hojas. El trasplante se puede realizar tanto en el suelo como dentro de otra maceta. ¿Cómo realizar el trasplante? Simplemente cava pequeños agujeros en el suelo, retira el bloque de tierra con las raíces del frasco y luego colócalo dentro de los agujeros preparados. Esto debe hacerse en las horas más frescas del día: temprano en la mañana o al final de la tarde. Recuerde: es importante que entre una planta y otra hay al menos 20 cm de distancia para asegurarse de que se desarrollen correctamente. Una vez trasplantada la planta, es importante humedecer el suelo para compactarlo.

  1. Cómo cuidar la planta: soportes y podas.

Las plantas de tomate se desarrollan verticalmente: por ello, después de haberlas enterrado, es imprescindible atar cada planta a un palo rígido que actúa como soporte, para hacerlos crecer verticalmente y mantener las hojas y frutos levantados para evitar la pudrición. Los soportes pueden ser palos o cañas de bambú: deberá enterrarlos al menos a 5 cm del tallo inmediatamente después de realizar el trasplante para asegurarse de que la planta se mantenga bien erecta. Otra precaución importante para el bienestar de la planta es la "depemminellatura", Poda que implica la eliminación manual de los brotes femeninos, o pequeños brotes que se forman debajo de las hojas. De hecho, estos brotes, si no se eliminan a tiempo, continúan robando el alimento de la planta, lo que hace que se debilite y muera. Finalmente, también el mantillo es una operación fundamental para permitir que la planta crezca correctamente. Consiste en cubrir el suelo debajo de la planta para evitar el crecimiento de malas hierbas y mantener la humedad.

  1. Cómo cuidar la planta: riego.

Los tomates tienen un requerimiento moderado de agua: de hecho, lo ideal es mojar la planta al menos una o dos veces a la semana para garantizar al menos medio litro de agua para cada planta todos los días. Es preferible regar la planta en las horas más frescas del día: temprano en la mañana o al final de la tarde. Recuerda: es importante mojar solo la base de la planta para que el agua llegue a las raíces. De hecho, al mojar demasiado las hojas y frutos, podrían producirse algunos parásitos y fisiopatías.

  1. Fertilización y cosecha

La fertilización es un proceso indispensable tanto en la fase de siembra y trasplante, como durante la fase de crecimiento y estabilización de la planta. De hecho, cuando la planta está bien asentada en el suelo, es importante llevar fertilizante de tomate orgánico cada 7-10 días. Lo ideal sería utilizar fertilizantes naturales con material orgánico de origen biológico. La fase de recolección, que sigue a la producción de los frutos, se realiza de forma escalonada entre Julio y septiembre. Los tomates se pueden recolectar cuando estén rojos y completamente maduros, o cuando aún tengan un color verde: en este caso, la maduración se alcanzará en cajas.

  1. Enfermedades y fisiopatías

Los tomates, como muchas otras hortalizas, son particularmente propensos al ataque de parásitos y la aparición de enfermedades y fisiopatías (es decir, problemas debidos a condiciones ambientales incorrectas para el crecimiento de las plantas). Averigüemos juntos cuáles son los problemas más comunes que pueden afectar a la planta:

  • Mildiú velloso: es una de las enfermedades más comunes de las plantas de tomate y se manifiesta con un amarillamiento de las hojas y con la presencia de pequeños círculos concéntricos en los frutos. Generalmente ocurre debido a la humedad nocturna en las temporadas de verano. Para combatirlo es necesario utilizar productos específicos, mayoritariamente orgánicos y a base de cobre.
  • Alternaria: al igual que el mildiú velloso, este hongo se manifiesta inicialmente con el amarilleo de las hojas y luego pasa a pudrirse dentro de los frutos. Al igual que la enfermedad anterior, esto también se contrarresta con el uso de productos orgánicos específicos a base de cobre.
  • Fusarium: esta enfermedad se manifiesta con una sequedad inicial y marchitamiento, y luego conduce a la muerte de la planta. El eje resulta estar lleno de capilares negros que son un claro signo de la presencia de la enfermedad. Cuando ocurre esta enfermedad, es necesario eliminar la planta infectada ya que Fusarium podría propagarse rápidamente entre todos los demás cultivos.
  • Pudrición apical: es una fisiopatía muy común en los cultivos domésticos de tomate y se manifiesta por la presencia de una mancha negra en el fruto. Esta fisiopatía se debe a la falta de agua o la presencia de un exceso de potasio en el suelo que induce una falta de calcio. Es difícil de revertir y por eso es importante prevenirlo cuidando la planta correctamente
  • Boxeo: la escasez repentina de agua puede provocar el enlatado o el marchitamiento del fruto debido a la detención del desarrollo de la placenta. Para prevenir esta fisiopatología, es importante regar cuidadosamente la planta.
  • Hocico de gato: esta fisiopatía se manifiesta con tres manchas secas en el ápice del fruto. ¿Por qué se manifiesta? Debido a una poda excesiva: de hecho, quitar demasiadas hojas de la planta es casi seguro que se encontrará con este problema.
  1. ¿Qué plantar junto a los tomates?

¿Cuáles son las posibles asociaciones de la planta de tomate? ¿Es posible plantarlo en macetas o en el jardín junto a otras verduras? La respuesta es sí, pero es necesario elegir las combinaciones correctas para que las plantas prosperen sin problemas. Un consejo: puede plantar cerca de las hileras de tomates del albahaca, esta planta se beneficia de su proximidad a otras hortalizas. Otros cultivos mixtos muy favorables son con apio, coles, perejil es lechuga.

Cultivar tomates en macetas: ¿es posible? ¿Cómo hacer?

No todo el mundo tiene un gran jardín en el que plantar hileras de tomates ... ¿qué hacer? Para aquellos que han decidido crear el suyo huerta en el balcón la solución ideal es la cultivo de tomates en macetas. ¿Cómo cultivar tomates en el balcón? El procedimiento sigue siendo el mismo, pero, al momento de trasplantar la plántula del semillero al suelo, el el trasplante se realizará en otra maceta. Será dentro de esta maceta donde la planta podrá crecer como si estuviera en el jardín.

Aquí hay algunos consejos para cultivar tomates en macetas de la manera correcta:

  • Elige el jarrón adecuado: para realizar el trasplante correctamente, de hecho, tendrás que elegir una maceta con un diámetro de al menos 30 cm. De esta forma la planta puede crecer libremente sin ningún problema.
  • Realice el trasplante con precaución: Para tener un trasplante eficaz, deberá llenar la maceta objetivo 2/3 de su capacidad con tierra orgánica y bien drenada. Recuerde: no debe haber estancamiento de agua. Para ello será necesario insertar una capa de grava o arcilla expandida en el fondo de la maceta, antes del suelo, para favorecer el drenaje del agua.
  • Cuando la planta tenga 30 cm de altura, aplique los soportes: Los soportes verticales para asegurar que la planta se desarrolle correctamente también deben aplicarse para el cultivo en macetas. Recuerde: asegúrese de espaciar el soporte al menos a 5 cm del tallo de la planta
  • Coloca la maceta en un rincón soleado: Recuerde que los tomates necesitan luz y calor la mayor parte del día para poder prosperar. Si coloca las macetas en el balcón, asegúrese de que estén en un rincón que esté resguardado del viento.
  • Riegue las plantas en macetas con regularidad: los tomates necesitan un flujo continuo de agua para poder dar fruto. Para ello es fundamental mojar las plantas al menos 3 veces por semana, posiblemente al atardecer o temprano en la mañana, o en los momentos más frescos del día.
  • Recuerda deshacerte de las malas hierbas y los brotes.De hecho, incluso las plantas en macetas deben cuidarse y podarse con cuidado y precaución. Si cuidas la planta correctamente, aproximadamente un mes y medio después del trasplante la planta comenzará a dar frutos.


Plantar las semillas

antes de la fecha en que se colocan en el suelo o en el invernadero, las plántulas deben estar lo suficientemente maduras.Los jardineros experimentados saben cómo plantar tomates, a partir de la experiencia personal acumulada a lo largo de los años. Algunos llevan las plántulas al invernadero a mediados de abril, mientras que otros deciden hacerlo hasta finales de mayo o principios de junio. Es mejor que los principiantes sigan las instrucciones escritas en el paquete de semillas.

No es necesario sembrar demasiado pronto, ya que las plántulas pueden crecer hasta el aterrizaje. Antes de la cura de primavera

para plántulas complicadas por la necesidad de simular días largos. Si las plántulas crecen en un invernadero, las semillas de los cultivos en el carril central deben estar listas del 15 al 20 de marzo. Para las plántulas que se plantarán en campo abierto durante el tiempo adecuado a principios de abril.


Planta en campo abierto

Siembra de plántulas producidas desde finales de mayo hasta principios de junio. En este momento, el clima ya es cálido. Antes de aterrizar, debe elegir un sitio. Debe ser un sol bien iluminado, un lugar sin viento con suelo bien fertilizado. También preste atención a las culturas que crecieron aquí antes. Los mejores precursores de los tomates son el calabacín, los pepinos, las cebollas, los guisantes, el repollo, los tubérculos y el ajo. No se recomienda plantar tomates donde crecen pimientos, berenjenas o patatas.

Los tomates deben plantarse en el suelo preparado. En el otoño, al excavar, se introduce humus, estiércol u otros materiales orgánicos en el suelo. En la primavera, se agregan fertilizantes que contienen potasio y fósforo. Después de la preparación del asiento, se determina a qué distancia plantar tomates y qué tecnología de plantación es mejor usar.


Cultivo de tomates en invernadero.

En las regiones de clima frío, no siempre es posible cultivar tomates en campo abierto, por lo que es necesario construir un invernadero en el sitio y cultivar allí un vegetal amante del calor. Debido a que el invernadero es una estructura fija, no es posible cambiar el lugar de siembra de los tomates. Pero incluso cuando se cultiva un cultivo de hortalizas no en campo abierto, sino a cubierto, es posible organizar una rotación de cultivos utilizando hierbas siderata.

Los suelos neutros son los mejores para los tomates, pero cuando se cultiva un cultivo de hortalizas, el suelo se vuelve ácido. En consecuencia, la tarea de un agricultor que cultiva un vegetal en un invernadero es regular la acidez del suelo. Más importante aún, bean-siderata o mostaza harán frente a esta tarea.

En otoño, después de la cosecha o principios de primavera, se planta cualquier cultivo de frijoles o mostaza blanca. Como sideratos que reducen la acidez del suelo, ambos cultivos son igualmente buenos. Recomendado para plantar abono verde en invierno. Debe cortarlos de 10 a 14 días antes de plantar tomates. Si la primavera es temprana y cálida, puede plantar abono verde antes de plantar el cultivo principal de hortalizas.


Cuidado después de plantar

La siembra adecuada de cualquier tomate es solo el primer paso para lograr una buena cosecha. Para que las plantas se desarrollen, es necesario cuidarlas. Cuando las plántulas echan raíces y comienzan a crecer, deben atarse a un soporte. A veces utilizan el cultivo combinado de dos cultivos. Entre hileras de tomates, se planta maíz, por lo que los arbustos se atan a fuertes tallos de cereales. Este método es adecuado para áreas del sur. En el norte, el maíz oscurecerá los tomates.

Después de 2-3 semanas, se alimentan los tomates. Para hacer esto, se diluyen 25 g de nitrógeno, 40 g de fosfato y 15 g de fertilizante potásico en un balde de agua. Se vierten 600-700 ml de solución debajo de cada planta. Riega los arbustos según sea necesario. La mayoría de las veces, esto se hace de 3 a 4 veces por semana. Si llueve, el riego se reduce a una vez por semana.

Para madurar bien los tomates, parte de las hojas se quitan de los arbustos en las regiones del norte. En el sur, este procedimiento no se lleva a cabo, ya que el follaje protege los frutos del sol brillante. Es importante controlar si las plagas y los hongos se han acumulado en los arbustos. Para la prevención, se lleva a cabo un tratamiento preventivo de tomates con infusión de ajo, tabaco o fungicidas. Después de la cosecha, se quitan todas las puntas de las camas para no infectar el suelo. Antes de volver a plantar los tomates en el mismo lugar, es necesario soportar un intervalo de tres años.


Video: Distancia de Siembra de Tomates